-_-
Mostrando entradas con la etiqueta PELICULA. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta PELICULA. Mostrar todas las entradas

lunes, 19 de agosto de 2013

Sigo Siendo la música y el cine se juntan para hablar del Perú

"La película que viaja por los mundos del Perú a través de la vida de sus músicos", galardonada como Mejor Documental en el Festival de Lima


“Sigo siendo (Kachkaniraqmi)” es una película de personajes que son parte de un país. Es una película que Habla de música y de músicos, pero no es una película estrictamente musical, es una película de historias personales que se buscan en un país que también intenta encontrarse y dibujar su identidad. Entre ellos los mas representativos de nuestro región Ayacucho del Valle de Sondondo son:

Máximo Damián
Violinista ayacuchano. Nacido el 20 de diciembre de 1940, en San Pedro de Ishua (Ayacucho). Sus padres le decían que debía viajar a Lima, que el futuro estaba allí en la capital, pero a él le gustaba la música y prefería pasar las horas siguiendo los duelos de los Danzantes de Tijeras. Vive en una casa carente de maquillaje en el distrito limeño de San Miguel, cerquita del Puerto del Callao, lejos de los Andes. A grabado discos, cuando puede va a su tierra a tocar en las fiestas costumbristas de los pueblos. Amigo íntimo de Jose María Arguedas, quien le pidió que tocara el violín en su entierro.
Andrés "Chimango" Lares

Violinista ayacuchano. Nació en el distrito de Cabana Sur, provincia de Lucanas, departamento de Ayacucho, en 1957. Además de ser valioso intérprete de música andina tocando desde niño el violín, trabaja desde sus inicios acompañando a la Danza de Tijeras, a las Huaylías, Negritos y otras danzas costumbristas, especialmente de la región de Ayacucho. Es uno de los más renombrados violinistas del universo andino. Cuando le preguntamos sobre su nombre artístico de Chimango, nos cuenta que es un dulce de su tierra muy popular.
Félix "Duko" Quispe

Arpista ayacuchano. Uno de los arpistas más representativos de Ayacucho. Este instrumento que llega con la colonia fue adoptado inmediatamente por los lugareños ayacuchanos y es imprescindible para acompañar a los dansak's o danzantes de tijeras. Duko comparte su trabajo como conductor de autobús en Puquio con viajar a las fiestas populares para hacer bailar a los danzantes más importantes. Trabaja con su amigo “Chimango” Lares llevando la música ayacuchana por el resto del Perú y el mundo.
Florian Cesario Ramos

Danzante de tijeras. Nació en Andamarca, Ayacucho en el valle del Sondondo a cinco horas de Puquio. De padres, abuelos y bisabuelos danzantes. Su nombre artístico quiere decir “mosquita”, por su habilidad al bailar y la versátilidad de sus manos adiestradas para hacer cantar sus tijeras. Tiene una bodega de alimentos en su pueblo natal. En la parte de atrás de su tienda ha creado un pequeño museo con los trajes y tijeras antiguas de sus ancestros. También ha creado una pequeña escuela donde enseña a danzar y a tocar las tijeras a los jóvenes del valle del Sondondo.
Elizabeth López

Danzante de tijeras. Nacida en Lima de padres de Puquio, Ayacucho. Creció entre los músicos migrantes de la tierra de sus padres. Desde niña asistió a las fiestas tradicionales andinos que se celebraban en los barrios populares de la ciudad de Lima. Su fascinación por el arte popular la anima a convertirse en danzante de tijeras, a pesar de ser una danza para hombres. “Palomita”, es una de las pocas danzantes mujeres que existen en el Perú, aunque cada día son más.
Cristina Pusac

Cantante ayacuchana. Cristina Pusac es campesina y cantante del valle de Sondondo, en el sur de Ayacucho. Vive en el pueblo de Andamarca hace mas de 80 años y siempre ha hablado y cantado en su lengua materna, el quechua. Desde joven le gustó cantar harawis, un género lírico prehispánico y de transmisión oral que todavía hoy se puede escuchar en algunas regiones de la sierra, cantado solo por mujeres. Ella canta siempre animada por sus comadres, amenizando así, con sus letras improvisadas y su voz aguda, las fiestas agrícolas y los trabajos colectivos de su comunidad. Se puede decir que Cristina es una haravicu o poeta del pueblo.


Una película que viaja por los mundos del Perú a través de la vida de sus músicos
"Existe en el quechua chanka un término sumamente expresivo y muy común; cuando un individuo quiere expresar que a pesar de todo aún es, que existe todavía, dice: ¡Kachkaniraqmi!".
-José María Arguedas